Globered
Consigue tu propia página web

jurídico9no.semestrelaconcordia

0 0 0

Aldea Pio Tamayo 9no.semestre

Por: senaidamoreno | Publicado: 08/04/2011 18:06 | | #Cont:4
.   Los triunfadores de estudios jurídicos de la Aldea Pio Tamayo. La Concordia del 9no. Semestre. Comprometidos con la transformación real del nuevo ser humano. Nuestra máxima casa de estudios. La casa de los saberes y como está tipificado en el Programa de Formación de Grado. "No sólo se forman profesionales competentes  si no ciudadanos  que trabajen con sentido de patria y humanidad". En cuanto a la formación jurídica  específicamente establece "Se forman  ciudadanos profesionales capacitados teórica y     técnicamente con sentido de pertenencia social, con profundo conocimiento de la realidad concibiendo el Derecho como un instrumento capaz de hacer viables los fines, valores y principios fundamentales del Estado democrático y social de derecho y justicia, como un medio al servicio de la paz y la armonía". Como podemos apreciar nuestra Universidad Bolivariana de Venezuela , forma profesionales con calidad humana,  solidario, con ética, transparentes. Expuesto lo anterior los triunfadores de estudios jurídicos 9no. semestre de la Aldea Pio Tamayo, nos sentimos orgullos de ser parte integral de la casa de los saberes. Los triunfadores somos 17 alumnos y lo integran: Aldrin Berrios, Alba Monasterio, Carmen Colmenares, Cándida López, Cesar Rodriguez, Dalia Leal. Dalia Muñoz ,  José Colmenares, Julio Romero, Merys Hernández, Necker Roldan, Rafael Orellana, Rosa Nutrera, Yaqueline Pardo, Yolanda Castellano, Yusmari Rodriguez, Senaida Moreno.                                                                                                                                                                                   
Comentarios
senaidamoreno
senaidamoreno
hola que tal? no ganó el Zamora pero no importa -adelante muchachos- no desmayen a seguir practicando, que tanto va el agua al cántaro hasta que se rompe. O sea mientras más practiquen más posibilidades tienen de ganar en el próximo torneo. ¡¡¡¡¡viva el Zamora!!!!!!!!!!!!!! hasta la victoria siempre.Orgullo Barinés.
_julio romero_
_julio romero_
lo invito a investigar la revolucion de islandia no sera transmitida
_julio romero_
_julio romero_
lo invito a investigar la revolucion de islandia no sera transmitida
_julio romero_
_julio romero_
los invito a investigar la revolucion de islandia no sera transmitidade marzo de 2011
La revolución islandesa no será televisada


Islandia apenas supera la población de Córdoba, vive aislada del resto de Europa muy cerca de Groenlandia, con temperaturas si bien no extremas muy frías durante todo el año y hace tres años sufrió la primera gran crisis estatal que depara la interminable crisis financiera de 2008. Islandia puede ser todo esto o puede ser una lección para el resto de ciudadanos europeos: puede presumir de ser el único país de Europa dueño de sus actos.

La historia es larga y ha sido convenientemente silenciada por los grandes medios de comunicación, muy ocupados en telegrafiar las caídas de los regímenes de Túnez y Egipto. Por partes.

Crisis de 2008

En 2001, el Estado islandés decidió desregular el sistema financiero con el consiguiente aplauso unánime de los tres principales bancos del país, a saber —ojo, islandés—: Glitnir, Kaupthing y Landsbanki. Durante la pasada década, una fiesta de la desregulación, el desmán financiero y la corrupción de la que ahora todos sufrimos la resaca, los tres bancos islandeses se dedicaron a trapichear con sus activos inflando una burbuja financiera que colocó a Islandia como uno de los principales puntos de inversión de las grandes entidades financieras europeas.

El país había vivido tradicionalmente de la pesca hasta que se convirtió en uno de esos paraísos en los que siempre merece la pena invertir, con un impuesto de sociedades entre los más bajos del continente. El truco era sencillo:
Usando sus participaciones como colateral, procedieron a pedir grandes créditos de sus propios bancos utilizándolos para comprar acciones de estos mismos bancos con lo que se disparó la cotización de sus acciones. En el tinglado participaron los tres bancos cruzándose préstamos y acciones entre sí consiguiendo así que dispararan las cotizaciones del conjunto.

El crecimiento de los bancos islandeses fue tal que a mediados de la década sus activos superaban ocho veces el PIB del pequeño país nórdico. Para que se hagan una idea, el volumen de los bancos irlandeses que tuvo que rescatar Irlanda era únicamente tres veces superior al PIB del país. El festín financiero convenientemente desregulado por su Gobierno continuó, se infló y ensució a un montón de británicos y holandeses por el camino hasta que a finales de 2008 la quiebra de Lehman Brothers hizo caer a los tres bancos islandeses.

Tras los bancos vino todo lo demás. Islandia estaba al borde de la bancarrota, una historia que sí fue contada. A finales de 2008, el FMI aprobaba un préstamo a Islandia que superaba los 2.000 millones de euros, algo aún insuficiente para hacer frente a la deuda contraída por la banca privada, que ascendía a los 3.700 millones de euros. Para entonces ya se habían nacionalizado los tres bancos y era el Estado quien hacía frente a la brutal deuda contraída principalmente con Reino Unido y Países Bajos.

Revolución popular


Protestas frente al Parlamento islandés

Los islandeses, de natural pacíficos, ordenados y en absoluto beligerantes, comenzaron a protestar por una situación evidentemente injusta: se socializaban las pérdidas de tres bancos que en su día no repartieron los beneficios, la historia mil veces contada y mil veces permitida durante los tres últimos años del capitalismo. Las progresivas manifestaciones y caceloradas frente al Parlamento islandés provocaron la dimisión en bloque del Gobierno conservador de Geir H. Haarde. En febrero llegarían al poder los social-demócratas en alianza con los verdes, y durante todo el año 2009 la economía islandesa continuaría cayendo. La tasa de paro, que antes de la crisis se situaba en el 2%, crecía hasta el 8% y el PIB caía un 7%. No está de más recordar que Islandia ocupó el primer puesto del Índice de Desarrollo Humano durante 2005 y 2006.

La deuda contraída con Reino Unido y Países Bajos seguía ahí. En marzo de 2010 el Gobierno islandés llegó a un acuerdo con ambos países para devolver los 3.700 millones de euros adeudados por las entidades bancarias y perdido por los británicos y holandeses tras la bancarrota a finales de 2008 de los tres grandes bancos del país. Los islandeses salieron a la calle a protestar: no tenemos porqué pagar entre todos lo que deben los bancos, alegaron con mucha razón. En esta situación, el Presidente de la República, imaginamos que con gran carga de conciencia, decide convocar un referéndum para decidir si se devuelve el dinero o no.

Entre tanto Reino Unido amenaza con marginar a Islandia del resto de Europa si no devuelve el dinero. Ya había amenazado al país con aplicarle la ley antiterrorista: Islandia se había negado en un principio a pagar la deuda a los británicos, lo que conllevó el monumental cabreo de Gordon Brown y su equipo de gobierno. Muchos ayuntamientos de pequeños municipios ingleses habían puesto su dinero en las tentadoras manos de los prometedores bancos islandeses y ahora lo habían perdido. Algo realmente preocupante... para los británicos. No para los islandeses. En marzo de 2010 Islandia votó con una abrumadora mayoría NO a devolverle el dinero a Londres y Ámsterdam en las condiciones pactadas: una devolución total al 5'5% de interés en 15 años.

La banca había caído. Y nadie había acudido en su rescate con dinero público.

El pasado mes de diciembre, el Gobierno islandés y británico llegaban a un acuerdo de devolución de la deuda mucho menos gravoso para los islandeses. Los intereses no superarían el 3%, la devolución se haría en un plazo de 37 años y en ningún momento podría superar el 5% de los ingresos del país. El referéndum sirvió para algo.

Las consecuencias

Es cierto, Islandia está lejos ahora de encabezar de nuevo el IDH. Pero comparativamente, está mucho mejor que Irlanda.
Sin embargo, tras dos años de duro ajuste que incluyeron la intervención del FMI, la economía islandesa, que ya salió de la recesión en el tercer trimestre (creció un 1,2% tras siete trimestres consecutivos de contracción), podría crecer un 3% este año. El país planea volver a los mercados de capital e incluso emitir en euros, algo que no hacía desde el año 2006, una muestra de la confianza recuperada en la economía y las finanzas del pequeño país nórdico.

Por supuesto, la no devolución de la deuda conllevó temporalmente la congelación de ayudas del FMI, aquellas que ascendían a 2.100 millones de euros en 2008. En cualquier caso, no pareció ser un gran problema para Islandia, que creció y sigue creciendo a mayor ritmo que la mayoría de los PIGS. La siguiente gráfica muestra el nivel de pobreza de Islandia e Irlanda. Irlanda, que ha hecho pagar las consecuencias de la crisis a todos sus ciudadanos, tiene un problema muy grave. Islandia, que ha puesto los intereses de sus contribuyentes por delante de los de la banca, comienza a mejorar.


Joseph Stiglitz, Nobel de economía:
Islandia hizo lo correcto asegurando que su sistema de pagos continuará funcionando mientras que los acreedores, no el contribuyente, asumió las pérdidas de los bancos (...) Por el contrario, Irlanda ha hecho todas las cosas mal. Es probablemente el peor modelo.

Antes del rescate del BCE, Irlanda era la niña mimada del Financial Times y de los mercados, ese intangible que nos domina. Irlanda avanza ahora en caída libre, su economía está intervenida y sus ciudadanos tendrán que pagar el desmadre financiero de sus bancos. Islandia, tras dos años de durísimo ajuste, comienza a ver la luz al final del túnel y, lo que es más importante, es dueña de sí misma.

La revolución política

Congregación protestando contra las medidas del Gobierno

El asunto no quedó ahí. No contentos con los frutos obtenidos de las protestas, los islandeses exigieron responsabilidades penales a los causantes de todo el desmán financiero. El Parlamento islandés abrió una investigación en la que están involucrados los principales banqueros del país y el Primer Ministro que dimitió en enero de 2009, Haarde. Éste último puede ir a la cárcel.

Además, los islandeses han comenzado un proceso que culminará en una nueva constitución. La actual es un calco a la danesa, antiguo país soberano de Islandia —consiguió la independencia tras la II Guerra Mundial—. El objetivo de la crisis es evitar situaciones como la que han llevado al país a una situación al borde de la bancarrota nacional y enmendar los errores del pasado. Lo novedoso no es tanto esto como su proceso de redacción: no será el poder establecido quien la redacte al margen del pueblo sino que mediante un sistema de democracia directa serán los propios islandeses los encargados de escribir el texto:
Se eligen 25 ciudadanos sin filiación política de los 522 que se han presentado a las candidaturas, para lo cual sólo era necesario ser mayor de edad y tener el apoyo de 30 personas. La asamblea constitucional comenzará su trabajo en febrero de 2011 y presentará un proyecto de carta magna a partir de las recomendaciones consensuadas en distintas asambleas que se celebrarán por todo el país

Más aún, el Parlamento islandés ha aprobado esto. La Icelandic Modern Media Initiative, una iniciativa que pretende constituir a Islandia en el paradigma de la transparencia y la libertad de expresión. El lugar ideal para tipos como Julian Assange e iniciativas como Wikileaks.

Los medios de comunicación

Mientras estamos permanentemente expuestos a los acontecimientos de Egipto o Túnez, apenas nos han llegado noticias de Islandia, una revolución mucho más factible en las democracias europeas que las surgidas en los países del norte de África. Se puede optar por la teoría de la conspiración y creer que no debe interesar demasiado a las grandes corporaciones este tipo de revoluciones, populares, pacíficas y que han reformado de arriba a abajo Islandia. También se puede optar por la opción del desinterés informativo: una revolución sin sangre no vende.

Sea como fuere los medios de comunicación nos han salvaguardado de las noticias provenientes de Islandia. Buscando en El País, por ejemplo, la mayoría de resultados que podemos encontrar relativos a Islandia tienen que ver con el reciente Mundial de Balonmano celebrado en Suecia. El único artículo* que he logrado encontrar al respecto de la revolución islandesa es éste, escrito por Joaquín Guadaño el pasado 28 de enero.
Y todo gracias a la pacífica presión popular. Si finaliza el proceso, será la primera Constitución en la historia que no es redactada por una élite relacionada con el poder dominante. Quizá sea un iluso, pero a lo mejor algo está cambiando. ¿Será necesario llegar a la bancarrota o estar sumidos en una dictadura opresiva para que se imponga el sentir común de la ciudadanía? ¿Pasará la crisis sin pena ni gloria, o nos servirá para dar un paso adelante deseado por todos?.

Un breve artículo. Nada más. Ese es el volumen informativo de lo sucedido en Islandia, algo de lo que podríamos tomar ejemplo. No hubo televisiones que retransmitieran cómo los islandeses se negaban en rotundo a socializar las pérdidas de la banca; no hubo radios que retransmitieran cómo un Gobierno en bloque dimitió a costa de la crisis; no hay periódicos que nos cuenten cómo se está redactando la nueva Constitución. No hay noticias de Islandia. Es posible que su revolución sea demasiado ejemplarizante.

Como explica Nosinmibici:
Algunos dirán que Islandia es una pequeña isla de tan sólo 300.000 habitantes, con un entramado social, político, económico y administrativo mucho menos complejo que el de un gran país europeo, por lo que es más fácil organizarse y llevar a cabo este tipo de cambios. Sin embargo es un país que, aunque tienen gran independencia energética gracias a sus centrales geotérmicas, cuenta con muy pocos recursos naturales y tiene una economía vulnerable cuyas exportaciones dependen en un 40% de la pesca. También los hay que dirán que han vivido por encima de sus posibilidades endeudándose y especulando en el casino financiero como el que más, y es cierto. Igual que lo han hecho el resto de los países guiados por un sistema financiero liberalizado hasta el infinito por los mismos gobiernos irresponsables y suicidas que ahora se echan las manos a la cabeza. Yo simplemente pienso que el pueblo islandés es un pueblo culto, solidario, optimista y valiente, que ha sabido rectificar echándole dos cojones, plantándole cara al sistema y dando una lección de democracia al resto del mundo.

Prácticamente todo queda resumido en esta viñeta de Manel Fontdevila.


Y que Viva Islandia.

Lectura recomendada (y Vía) | Los islandeses se plantan, Islandia no es Irlanda (Íñigo Sáez de Ugarte en Guerra Eterna) | La revolución silenciada (No sin mi bici) | Islandia, crisis y revolución (Cáncer Capitalista) | Kaos en la red | Crisis financiera en Islandia de 2008-2009 (Wikipedia) | Islandia: el éxito de dejar caer a la banca y no salvarla con dinero del contribuyente (El Economista) | El País | Manel Fontdevila
Imagen | Guerra Eterna | El País

Comenta